Llevo unos días pensando en escribir sobre esto y para ello me pongo en modo «místico» total, en su máximo esplendor.

Lo primero de todo, más que pasar directamente a profundizar en esos tips que a mí me funcionan cuando quiero reconectar, creo que sería adecuado hablarte de cómo saber que te estás desconectando de tu esencia.

Para ser muy escueto te diré que estar conectada con tu esencia sería lo opuesto a estar dominado por el ego. Y es que es normal que el ego tenga tanta potestad en nuestro mundo interior, vivimos en una sociedad y un mundo donde el EGO es el gran protagonista de nuestras acciones. Nadie nos educa ni nos enseña este tipo de cosas cuando somos pequeños o entramos en la adolescencia, aprendemos a lidiar con las diferentes tempestades vitales con aquellas herramientas que nos entregan. Y no es que esté «mal» ni «bien», simplemente, se centran en la parte más domesticadora, en lo que deberíamos hacer o pensar para vivir en cierta sociedad, pero no en como ser dueños de nuestro poder interior y conectar con nuestra esencia.

Es cuando estamos hartos de sufrir y vivir en una espiral de autodestrucción cuando empezamos a sentir que hay algo que no estamos teniendo en cuenta. Es ese atisbo de despertar, ese sentimiento de «hay algo en mi vida que no cuadra», o más bien, «no me reconozco en ciertas acciones, ese no soy yo, pero ¿quién coño soy yo?». Sentirse perdido, desdichado e insatisfecho puede ser un infierno pero, ojo, no subestimemos a ese infierno porque puede ser la plataforma que nos ayude a elevarnos y comenzar una búsqueda interior repleta de sinceridad con nosotros mismos.

Dicho esto, y voy a hablar de mi propia experiencia y te dejo a ti el trabajo de conectarlo con la tuya propia, ¿Cómo me doy cuenta de que estoy desconectándome de mi esencia y cayendo en el piloto automático del ego? Esto puede ser muy variado, el ego (tu mente) tiene infinitas estrategias para ponerse al mando de tu vida. Hay ciertas sensaciones que son bastante habituales y, al parecer, comunes.

 

  • Sentir cierta apatía: Sí, tal y como suena, esa apatía desagradable brota en tu interior y de repente, sin saber porqué, sientes que lo que tienes en tu vida ya no te hace tanta ilusión, como que hay algo que esta mal y debes cambiar. Sin embargo, no tienes ni idea de a qué viene este sentimiento, simplemente las cosas empiezan a perder valor sin motivo alguno. Es como una especia de nubecilla gris que tienes encima.

 

  • Llega la insatisfacción: La apatía te conduce a pensar que nada es suficiente. Buscas mentalmente aquello que no te está haciendo feliz, se genera un escáner interior para detectar aquello que debes mandar a la porra o aquello que necesitas para frenar esa apatía. Puede que de repente esa insatisfacción la proyectes con tu pareja, con tus amigos, familia, con tu trabajo, casa, etc.

 

  • Drama: Sí, aquí llega, el famoso y conocido drama. El drama, aunque no te des cuenta, ha sido un poderoso arma para tu mente durante toda tu vida. Yo siempre digo que es el alimento principal del ego. Es como esa droga del ego que parece hacer sentirnos vivos. No sé si te ha pasado, pero por ejemplo, hay relaciones que avivan su llama constantemente con el drama, parece que cuanto más drama, más pasión. Es como si la ausencia de drama nos inquietara, como si las cosas no tuvieran el mismo valor si no añadimos un poquito de dramatismo.

 

  • Quiero, haz, compra: Todo lo anterior nos lleva directamente al quiero, hago, compro. Es algo inconsciente. Estamos apáticos, insatisfechos y dramáticos. Nuestra mente busca viejos patrones aprendidos para calmar estas desagradables sensaciones, y, ¿Cómo lo hace? A través del poder de lo supuestamente «nuevo». Y con nuevo no me refiero solo a algo que compras en una tienda, si no a cualquier cosa que produzca estímulos y sensaciones fuertes, que nos de ese chute de satisfacción. Podría tratarse de comprar ropita, un coche, un móvil, o cualquier otro bien material, pero también podría simplemente ser otra relación, otro trabajo, sexo con un desconocido, la masturbación descontrolada, beber alcohol hasta el amanecer, pegarse una fiesta, o pegarse un atracón a comida basura. Todo aquello que genera un subidón es bienvenido porque de alguna forma hace que esa sensación de vacío cese, pero… ¿Por cuánto tiempo? Déjame decirte, por experiencia propia, que por muy poco tiempo.

 

Ahora bien, si te das cuenta esto es como un círculo que yo representaría de la siguiente forma:

 

Cómo puedes ver, esto es un bucle infinito ya que tras el quiero, haz, compra se puede experimentar un periodo de tiempo en el que parece que hemos calmado la insatisfacción, pero tarde o temprano vuelve a aparecer la apatía y, como consecuencia, todo lo demás.

Este círculo es una auténtica delicia para el sistema en el que vivimos, así es como conviene que vivamos, como pollo sin cabeza, perdidos, insatisfechos, deprimidos, sin autoestima, sin sabiduría interior, en definitiva, DESCONECTADOS DE NUESTRA ESENCIA.

Como ves, más que darte las claves o pasos a seguir para vivir conectada con tu esencia, he preferido ahondar un poquito más en este círculo que transitamos. Solo identificando esos patrones podemos ser capaces de cambiarlos, de poner consciencia y luz en nuestro interior para encontrar esa calma y paz que en realidad nos pertenece, que no se ha marchado del todo, simplemente ha permanecido oculta bajo capas y capas que el ego ha ido construyendo sobre ti con el fin de protegerte y ayudarte a sobrevivir

Peeeeero, llegados a este punto, mi primera y más importante recomendación es muy simple y muy sencilla:

CONVIÉRTETE EN UN OBSERVADOR EXTERNO DE TU REALIDAD.

Más allá de entrar en un listado muy cuqui y peripuesto sobre tips espirituales para conectar contigo misma (qué también lo haré en la siguiente parte del post), prefiero serte sincero y darte el primer y más importante de los consejos. Sólo siendo consciente de tu propio círculo de desconexión y autodestrucción podrás volver a casa, a esa esencia que está esperando en tu interior. Para ello, el trabajo lo tienes que hacer tú. Generalmente, los milagros no existen como tal, hay que salir a buscarlos. Si te enfrascas en ese círculo que te mostré anteriormente, vas a dar vueltas y vueltas como si fueras un calcetín en una lavadora. Si te aferras al lamento, la victimización y al «Por que a mí» y «fíjate que de cosas horribles me han pasado en la vida y lo mal que estoy», difícilmente romperás ese círculo.

El mayor golpe en la mesa que puedes dar es el de ser honesta contigo misma. Y para ello, simplemente observa. Escucha tu cuerpo, escucha tus pensamientos, y fíjate como son esos patrones tuyos. Cada uno tenemos unos patrones y unas formas de comportamiento inconscientes, no sé cual será el tuyo, pero al final todos estos patrones nos conducen al círculo que te mostré anteriormente.

Mi patrón por ejemplo, era el de la autodestrucción de mi cuerpo y mente de una forma súper descarada. Llegaba la apatía acompañada de la tristeza, luego la insatisfacción, esta era tan grande y dolorosa que traía consigo enfado, ira, desesperación y más tristeza. Como consecuencia sentía que no era suficiente, que no era merecedor de amor, y mi autoestima se debilitaba hasta generar comportamientos en mi muy alejados de mi verdadero yo. Y entonces llegaba al quiero, haz, compra, y me pasaba los días ocupado con tantos planes como pudiera, quedando con tantos amigos como pudiera para paliar ese dolor con alcohol, drogas, fiesta (sobre todo). Otra forma de alimentar mi insatisfacción y autoestima era el sexo y las relaciones amorosas (todas resultaban tóxicas y dolorosas, ¡qué casualidad! ¿verdad?) En fin, por más que corriera y tratara de llenar esos huecos, nada funcionaba, y volvía la apatía, y la insatisfacción y… otra vez a girar y girar como el calcetín. Esto se reflejaba en otros ámbitos de mi vida, como en el profesional, daba saltos de un trabajo a otro intentando conseguir más dinero y estatus para llenar mis carencias, sin darme cuenta de que estaba enfocándolo mal.

Si estás sumergida en esa fase de lamento y victimización constante, es posible que este post no te sirva para absolutamente nada. El camino espiritual es para aquellos que se han cansado de sufrir y que están dispuestos a asumir plena responsabilidad de su bienestar, de lo que dicen, piensan y hacen. Se acabó eso de tirar balones fuera y culpabilizar al resto o a las circunstancias, el camino espiritual va de viajar hacia dentro  y conectar con tu esencia. Y esto lo digo así de crudo porque es la mayor de las verdades que descubrí durante mi recorrido y porque estuve muchos años residiendo en la mansión de madame víctima.

Es suficiente por hoy. En esta primera parte quería profundizar en los cimientos. Todo se construye con cierto orden, poco a poco y sin auto fustigamientos. Ya bastante tenemos que aprender de la vida a base de dolor como para causarnos más nosotros mismos. Si estás leyendo esto y has llegado hasta el final es porque te encuentras en el camino, porque sabes, aunque sea en el fondo, que tienes el poder para vivir desde tu esencia y paz interior. Te has dado cuenta de que las cosas no son como nos las contaron ni como nos las contamos nosotros mismos.

En la segunda parte de este post profundizaré mucho más en esos pequeños tips que pueden ayudarte en el camino de crecimiento espiritual, pero quiero dejar un espacio de tiempo entre medias para que reflexiones sobre lo que te he contado y empieces a observar tus patrones.

Te deseo de corazón un camino nuevo repleto de aprendizajes, cuenta conmigo para lo que necesites

Un fuerte abrazo

Víctor

5 CLAVES PARA LANZARSE AL VEGANISMO

*Tus datos están a salvo conmigo conforme al RGPD, debes leer y aceptar mi Política de Privacidad y esta es la información que debes saber: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Víctor Mondejar como responsable de esta web, siendo: la Finalidad: el envío de la información solicitada y suscripción a mi lista de emailmarketing. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, Active Campaign y Gmail, mis proveedores de hosting,emailmarketing y email.  Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@victormondejar.com. Para más información consulta mi Política de Privacidad.

Minicurso 3 Experiencias de autoconocimiento b

Minicurso

3 Experiencias de autoconocimiento

*Tus datos están a salvo conmigo conforme al RGPD, debes leer y aceptar mi Política de Privacidad y esta es la información que debes saber: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Víctor Mondejar como responsable de esta web, siendo: la Finalidad: el envío de la información solicitada y suscripción a mi lista de emailmarketing. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, Active Campaign y Gmail, mis proveedores de hosting,emailmarketing y email.  Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@victormondejar.com. Para más información consulta mi Política de Privacidad.

¡Abrir WhatsApp!
1
¿Alguna duda o pregunta? ¡Escríbeme!
¿Alguna duda o pregunta? Envíame un mensajito y estaré contigo a la mayor brevedad.