Hoy quiero hablarte de un tema que he identificado como un punto de dolor común entre muchos de mis clientes. Se trata de la falta de armonía entre emociones y, por ende, la carencia de paz y tranquilidad en el día a día. Son muchas las personas que viven presas de sus emociones, donde la intensidad de las mismas llega a niveles perturbadores. Pero, antes de meterme de lleno en el tema…

¿QUÉ ES UNA EMOCIÓN?

Las emociones son energía para nuestra vida, nos ayudan a acercarnos a aquello que nos agrada y a alejarnos de aquello que nos desagrada. Podríamos decir que una emoción es un impulso a actuar proveniente de un estímulo. Son planes instantáneos para enfrentarnos a la vida. Es decir, la emoción es la respuesta a un estímulo externo (lo que sucede fuera) o interno (lo que sucede en tu mente)

Se caracterizan por tener una corta duración y elevada intensidad. Duran muy poco tiempo, apenas algunos segundos, después desaparecen.

Son comunes en todos los seres humanos y generan una alteración fisiológica dentro de ti, es decir, para ser más claro, las emociones son al cuerpo.

Y, por último, muy importante, las emociones no son ni buenas ni malas, son neutras. Somos nosotros mismos los que las etiquetamos como tal. ¿Por qué te digo esto? Porque todas las emociones están aquí para darte valiosa información a través de un mensaje. Lo que si podríamos decir es que pueden ser agradables o desagradables, dependiendo de la sensación fisiológica que estas traigan a tu cuerpo.

NOS SUBIMOS A LA MONTAÑA RUSA CUANDO…

Cuando nos dejamos secuestrar por las emociones. Cuando vamos por la vida sin poner consciencia en lo que sentimos y para que lo sentimos. Además, muchas veces nos apegamos a las emociones y tras ponerle un significado cognitivo conseguimos que se conviertan en estados de ánimo. Te pongo un ejemplo.

– Pepa hace algo que te molesta infinitamente y de repente sientes el enfado brotar en tu cuerpo (recuerda, la emoción es al cuerpo directamente, aquí aún no hay mente. Dado que la emoción es intensa y de muy corta duración, no te ha dado tiempo a racionalizar). Este enfado te conduce a un pensamiento y seguidamente a actuar. Puede ser mandar a Pepa al carajo, insultar, gritar, dar un golpe, echarte a llorar, etc. Como ves, la manifestación comportamental de la emoción puede ser muy variada. Lo que te aseguro es que fisiológicamente todos sentimos lo mismo cuando nos enfadamos, eso es común. Tu emoción ya ha pasado por tu cuerpo y ocasionado un movimiento (acción), pasan las horas y tu mente sigue apegada a esa emoción, sigue dándole vueltas a lo que fuere que Pepa hizo. Pareciere que sigues enfadada, y sí, lo estás, pero ya no se trata de una emoción sino de un estado de ánimo porque eso si que es a la mente.

Entonces, como ves, no solo te dejas llevar por las emociones, que son esas respuestas a un estímulo que son intensas y de muy corta duración y van directamente a tu cuerpo, sino que además no permites que la emoción cumpla su función y se marche, te aferras a ella y la transformas en algo más dañino. En el ejemplo anterior Pepa hizo algo que te molesta de sobremanera y es completamente natural que sientas la emoción correspondiente, el enfado. No sería lógico ponerte super contenta y sentir alegría ¿verdad? Pues bien, aquí el enfado es la emoción que corresponde y tiene una función, incluso un mensaje. Su función podría ser la de marcar límites, la de expresarle a Pepa tu dolor e impedir que traspase la línea que tu deseas marcar. El mensaje, eso es más personal, pero quizá sea el pedirte que te respetes a ti misma y marques esos límites.

¿Qué ocurre cuando aparece la emoción y no entendemos su función ni el mensaje que trae?

Que la acción a la que nos conduce puede ser errónea y desadaptativa. En este mismo ejemplo, si en lugar de manifestar mi disconformidad a Pepa y marcar límites, siento el enfado y pienso “no pasa nada, Pepa es así”, me trago la emoción, no marco límites y, por lo tanto, no me respeto a mi misma. Además, a las horas, vuelves a recordar lo que Pepa te hizo y llega la frustración, y te enfadas más con Pepa, porque igual crees que no debería haberte hecho eso y haber sabido como te sientes y cuáles son tus límites. ¡Como si Pepa fuera adivina!

A las emociones tenemos que darles la bienvenida, basta de evitar lo desagradable y de apegarnos a lo agradable. Te voy a regalar algunos de los mensajes que intento tener presente en mi vida emocional.

MIS RECORDATORIOS ESTRELLA

– Todo pasa, incluido lo bueno. Intento ser consciente de que apegarme a algo no tiene sentido, quiera o no, pasará.

– Las emociones están aquí para que experimente la vida. Sin ellas, estaría muerto, así que agradezco cualquier emoción que sienta y estoy abierto a escuchar el mensaje que traigan. No rechazo las emociones desagradables, sé que tienen su función y mensaje.

– Si no escucho mis emociones y no soy consciente soy yo el que sufre. Cuando me dejo secuestrar y actúo sin escucharme llega la culpa, el arrepentimiento.

– Muy en relación con el punto anterior. Me perdono por las reacciones a las que mis emociones me hayan conducido. Saco la culpa de la mochila y la dejo fuera. Cuando hice algo erróneo estaba actuando lo mejor que podía y sabía en ese momento, en lugar de quedarme con la culpa meto en la mochila el aprendizaje y el valor del mismo para tener un recurso más en mi futuro. Es decir, utilizo la reflexión para mejorar y me desprendo del peso de la culpa.

– Esto lo mencionan mucho mis profesoras del curso de inteligencia emocional que estoy cursando. Cuando me digo a mi mismo “no pasa nada”, trato de recordar lo siguiente:

“Si pasa algo, pasa lo que está sucediendo, pero no más de lo que está pasando”.

De este modo, evito reprimir mis emociones con los “no pasa nada” y me ayudo a mi mismo a afrontar con calma lo que la vida me trae. Ni “no pasa nada” ni “es el fin del mundo”. Pasa solo lo que pasa.

EL SER Y LOS DOS CUERPOS

Por otro lado, quiero hablarte de otros factores que he descubierto que son muy importantes en la gestión emocional. Es maravilloso empezar a ser conscientes de nuestras emociones e intentar escucharlas para entender su función y el mensaje que nos traen, pero esta tarea es altamente complicada si no tenemos en cuenta el estado de nuestro ser.

Quiero que veas la siguiente imagen.

El círculo de esta imagen sería el SER. Es decir, nuestro ser, lo que somos. Dentro de nosotros habitan dos cuerpos, el físico y el emocional. La espiral representa el movimiento que se genera dentro de nuestro ser, el cual es empujado por ambos cuerpos. Para lograr una armonía dentro de nuestro ser necesitamos conseguir el equilibrio entre nuestro cuerpo físico y emocional. Y ahora te voy a hablar de mi conocimiento empírico, de lo que he venido sintiendo y analizando durante los últimos años:

Todo lo que introducimos en nuestro cuerpo físico se relaciona directamente con nuestras emociones.

¿Qué estás introduciendo en tu cuerpo físico? ¿Qué efecto crees que tiene esto en tu cuerpo emocional?

Algunas de las toxicidades que impactan a tu cuerpo emocional son, por ejemplo:

– Tabaco

– Alcohol

– Adicción al trabajo

– Exceso de entretenimiento vacío

– Adicción al móvil

– Adicción al sexo

– Exceso en el consumo de violencia en tu entretenimiento

– Relaciones tóxicas

– Alimentos insanos

– Comer en exceso

– No dormir las horas necesarias

– Sedentarismo

Podría seguir ampliando esta lista, pero seguro que ya te haces una idea. Todo lo que introducimos a través de nuestro cuerpo físico está afectando positiva o negativamente a nuestro cuerpo emocional y, por tanto, a nuestro SER.

Como os decía antes, esto es algo empírico que yo he experimentado e identificado, no te pido que te lo creas, pero, haz la prueba. Piensa simplemente en como te sientes emocionalmente después de, por ejemplo, un fin de semana de excesos. Alcohol, fiesta, comer mal y dormir poco… estoy seguro de que tus emociones están alteradas y desequilibradas.

En mi caso personal, trato cada día de darle a mi cuerpo físico aquello que favorece un movimiento positivo dentro de mi ser. Cuanto mejor nutro mi cuerpo físico, mayor paz y armonía siento emocionalmente. Como ser humano que soy, me permito cometer fallos, me permito salirme del dibujo de vez en cuando, y no tengo prisa en ir construyendo pasito a paso un mundo más saludable para mi ser, donde los dos cuerpos que habitan se den la mano y convivan con amor y compenetración.

En conclusión, bajarse de la montaña rusa de emociones no es una tarea fácil, ni siquiera este post te ofrece todas las pautas necesarias para ello, pero si espero haberte ayudado a entender mejor algunas de las piezas de esa montaña rusa emocional. Al final, como muchas otras cosas, se trata sobre todo de empezar a poner consciencia y ser honestos con nosotros mismos. Cuanto más hagas esto, más interés tendrás en aprender sobre inteligencia emocional y dedicarás mucha más energía en darle a tu cuerpo físico aquello que se merece y le hace bien. Hay algo que puede hacer que ese camino sea más fluido, la meditación. De meditación voy a hablar mucho próximamente en mis redes sociales y en este blog, es un tema interesante y quiero aportar mi granito de arena.

Muchas gracias, Un fuerte abrazo.

5 CLAVES PARA LANZARSE AL VEGANISMO

*Tus datos están a salvo conmigo conforme al RGPD, debes leer y aceptar mi Política de Privacidad y esta es la información que debes saber: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Víctor Mondejar como responsable de esta web, siendo: la Finalidad: el envío de la información solicitada y suscripción a mi lista de emailmarketing. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, Active Campaign y Gmail, mis proveedores de hosting,emailmarketing y email.  Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@victormondejar.com. Para más información consulta mi Política de Privacidad.

Minicurso 3 Experiencias de autoconocimiento b

Minicurso

3 Experiencias de autoconocimiento

*Tus datos están a salvo conmigo conforme al RGPD, debes leer y aceptar mi Política de Privacidad y esta es la información que debes saber: Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Víctor Mondejar como responsable de esta web, siendo: la Finalidad: el envío de la información solicitada y suscripción a mi lista de emailmarketing. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos serán guardados en WebEmpresa, Active Campaign y Gmail, mis proveedores de hosting,emailmarketing y email.  Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@victormondejar.com. Para más información consulta mi Política de Privacidad.

¡Abrir WhatsApp!
1
¿Alguna duda o pregunta? ¡Escríbeme!
¿Alguna duda o pregunta? Envíame un mensajito y estaré contigo a la mayor brevedad.